Dry Martini: agitado, no revuelto

Dry Martini

Esta vez me toca escribir sobre el rey de los cócteles: el Dry Martini. Al hablar de coctelería siempre nos encontramos con diversidad de opiniones sobre orígenes, preparaciones y anécdotas. En este caso, al tratar uno de los más populares, esta variedad se multiplica, llegando a ser casi imposible afirmar cuales son sus ingredientes. De todas maneras intentaré aportar algo de luz sobre el tema, aunque me imagino que no todos compartirán mis tesis.

Sobre su preparación parece que lo único en lo que se está de acuerdo es que lleva Martini (entendido como vermú francés, no la marca comercial) y que se sirve en copa de cóctel, todo lo demás no está claro. Para algunos puede llevar tanto vodka como ginebra, o incluso los dos (recordar a James Bond en Casino Royale). Para los puristas, entre los que me incluyo, es ginebra + vermú seco (agitado, no revuelto) servido muy frío y adornado con una aceituna o un twist de limón. Otro tema controvertido es el de las cantidades. Varían desde la paridad hasta diez partes de ginebra por una de vermú. No hace falta decir que el gusto personal es el que debe marcar la proporción que usemos. Otro punto importante es que debemos servirlo lo más frío posible, para esto lo mejor es enfriar previamente los ingredientes (incluido el vaso y la coctelera) metiéndolos, a ser posible, en el congelador.

Igual de confusos son sus orígenes. Hay diversas teorías que incluyen la que evolucionó de un cóctel llamado Martinez que se servía en el Occidental Hotel de San Francisco por el 1860, entre la gente que esparaba el transbordador que los llevaba a la cercana ciudad de Martinez. Otra proviene de los habitantes de Martinez CA que insisten que es una creación de un barman local. Aparte de estas discusiones, el Dry Martini es un cóctel fuerte, ideal para los aperitivos, con el que sorprenderás a tus comensales.


Deja tu opinión

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *